Aquí se muestran algunas opiniones de otros padres que han pasado por la consulta de Psicólogo Sevillano, en la modalidad de terapia para niños y adolescentes, a fin de que puedan ayudar a otros padres que estén planteándose llevar a sus hijos al psicólogo. La mayoría de estas opiniones están escritas al finalizar el proceso terapéutico, pero algunas de ellas vienen de clientes con los que aún estamos trabajando.

Desde aquí queremos agradeceros una vez más a todos los que os habéis tomado la molestia de enviar vuestras opiniones. Ha sido un placer trabajar con vosotros.

Madre de Marta (6 años) - Ansiedad

Mi hija estaba triste, tenía muchos dolores de barriga y a veces decía que le costaba respirar. Acudimos a Ana y quiero agradecerle la labor que ha hecho con mi hija durante todo el tratamiento, no solo en el ámbito profesional sino personal. Porque no solo la ha ayudado a ella si no a mi, simplemente con una llamada o una palabra ha hecho que pudiera entender la situación, comprender a mi hija y a la vez ayudarla, porque muchas veces no sabía como actuar o que era lo mejor para ella.

Ana, para mi hija y para mi ha sido un placer conocerte y que llegaras a nuestras vidas cuando más lo necesitábamos. Gracias de corazón.

Madre de Raúl (8 años) - Déficit de atención y problemas de conducta

Desde siempre he sabido que mi niño era “un trasto”, por lo que nunca le di mayor importancia a las quejas de las profesoras que me decian que no paraba quieto en clase, que no habia forma de que prestara atencion, que habia que estar demasiado encima de el o no hacia nada. Yo pensaba que se le pasaria a medida que creciera, pero la verdad es que con los años solo iba a peor y se estaba quedando muy atrasado con respecto a sus compañeros de clase.

La orientadora del colegio me convenció para que le llevara al psicologo y la verdad es que estamos encantados. A el le encanta venir porque dice que se lo pasa muy bien, pero algo tienen que hacer ademas de jugar como dice el, porque el cambio lo notamos en casa y segun me han dicho las profesoras, tambien lo notan en el cole. Recomiendo totalmente a Patricia, que además de buena en lo suyo es un encanto!

Padre de Ana (8 años) - Miedo a ir al colegio

Una amiga nos recomendó esta psicóloga. No sabíamos qué hacer, mi hija que siempre había sido una niña muy alegre empezó a decir que no quería ir al colegio, se despertaba todas las noches llorando y venía a nuestra cama para dormir. Reconozco que estábamos muy pérdidos, ni su madre ni yo entendíamos la situación ya que en el colegio no había pasado nada.

En poco tiempo una vez empezó la terapia, mi hija volvió a ser la que era y es increible el cariño que le tiene a la psicóloga. Desde el principio hizo que todo fuera muy cómodo, no solo para mi hija sino para nosotros también. Muchísimas gracias Ana por ayudar a mi hija y por todo lo que nos has enseñado.

Padre de Blanca (8 años) - Malestar / problemas con los estudios

Mi hija empezó a cambiar en muy poco tiempo. Dió un bajón muy grande en los estudios y en casa estaba rara. La profesora del cole nos recomendó que sería bueno que la viera un psicólogo. La opinión que tengo de Patricia es inmejorable. Mi hija ha dado un cambio radical tanto en sus estudios como en su comportamiento. Patricia como persona es encantadora y muy dulce y atenta con los niños. Mi experiencia personal es de 10.

Padres de David (6 años) - Déficit de atención

Somos unos padres de un niño de 6 años, y decidimos llevarlo a un psicólogo cuando él tenía 5 y comenzaron a verlo en el cole para detectar un posible caso de déficit de atención.
Esto nos generaba muchísima ansiedad y no sabíamos cómo resolverlo. Acudimos buscando ayuda tanto para nuestro hijo como para nosotros, como se acude a otro tipo de especialista. Intentamos solucionar un problema y así conocimos a la psicóloga de nuestro hijo, Ana. Me la recomendó una compañera de trabajo y ha sido todo un acierto.

Desde el primer momento nos transmitió una tranquilidad indescriptible y principalmente, sé que se la transmitió a mi hijo, que es un niño que no suele quedarse a solas con ningún desconocido.No suele contar nada sino estamos papá o mamá delante.

Ana ha tratado el tema de la atención y algún que otro problema conductual ha través de muy diferentes técnicas que han resultado muy positivas en cada etapa de este proceso.

Aunque al principio las sesiones eran más frecuentes, ahora ve a nuestro hijo aproximadamente 1 vez al mes y resuelve todas nuestras dudas. No se trata de contar y recibir información, se trata de explicar a una persona todos nuestros miedos y salir de ahí sólo con la mitad de ellos. En la consulta no hay tiempo, hay posibles soluciones.

Y no está sólo ese día del mes, ella está ahí en cualquier momento de duda, aunque sea a través de un mensaje, una llamada, de nuevo transmitiéndonos tranquilidad.

Solo me queda decir que Ana tanto para nosotros como para nuestro pequeño ha sido y es quien nos da seguridad en todo este camino. Gracias.

Madre de Leo (9 años) - Problemas de comportamiento

Los conflictos en casa eran diarios y casi constantes. Comenzó con las rabietas de mi hijo, y de ahí se produjo un conflicto familiar que incluso había afectado a la relación de pareja. Me costaba ver las cosas positivas de mi hijo, porque siempre estábamos enfadados con él.

Pero poco a poco, sus “explosiones” disminuyeron hasta convertirse en rabietas típicas de niños que ocurrían sólo de vez en cuando. Nos ha aportado mucho a la familia al completo, y estamos eternamente agradecidos.

Padre de Cayetano (12 años) - Malestar general y somatización

No sabíamos lo que le pasaba a nuestro hijo. Estaba más serio de lo normal y menos comunicativo. Pensamos que sería el comienzo de la adolescencia. Pero nos empezamos a preocupar porque cada vez que había un período de vacaciones, teníamos que llevarlo al médico. Siempre se ponía malo, una vez de la barriga, otra vez de la garganta, otra vez mucho dolor de cabeza, otra vez malestar general etc… Después de muchas pruebas médicas y de que todo a nivel médico estuviese bien, la pediatra nos comentó que lo mejor sería un psicólogo.

Estamos muy contentos con Ana, nuestra valoración es que tiene un trato muy cercano y muy humano, con una actitud muy profesional. Ir a consulta se nos hace agradable por lo que nos hace aprender tanto para con nuestro hijo (ayudarlo) como para nosotros mismos.

Padre de Rocío (8 años) - Miedo a dormir sola

Estábamos realmente agotados, no dormíamos más de 4 horas cada noche. Teníamos que dormir en su cama y así llevábamos tres años. A veces conseguíamos que se quedara dormido y nos íbamos, pero si por cualquier cosa se despertaba en mitad de la noche y veía que estaba sola, venía gritando a nuestra cama y todo empeoraba bastante. No sabíamos como quitarle ese miedo, así que decidimos acudir a terapia. Después de pocos meses de terapia, nuestra hija ya duerme sola en su cama, nosotros descansamos y ella también. Estamos muy agradecidos a Patricia.

Madre de Alfonso (14 años) - Bullying

Alfonso siempre ha sido un chico estupendo, quitando la típica rebeldía esporádica de cualquier adolescente, siempre estaba animado en casa, salía con sus amigos los fines de semana, hacía deporte, sacaba buenas notas...todo lo que puede una madre pedir de un hijo. Al poco de empezar este curso empezamos a notarlo muy raro: se encerraba en su cuarto todo el tiempo, no salía los fines de semana, ya no le gustaba jugar al futbol. Decía que tenía que estudiar mucho, que este curso era muy duro, así que no le insistimos demasiado...pero cuando llegaron las notas y fueron tan malas, nos dimos cuenta de que algo no cuadraba.

Tras mucho hablar con él y mucha pelea, nos enteramos de que le estaban haciendo bullying en el instituto, pero no solo en clase, sino que la cosa seguía por Facebook, Twitter, por Whatsapp...que estaba constantemente bombardeado por esta....gente, por llamarlos de alguna forma, y que le habían dejado completamente solo sus amigos, algunos hasta se habían sumado a meterse con él.

Nos costó convencerle de que lo que tenía que hacer era contarlo en el instituto, pero al final hablamos con la orientadora del instituto y nos dijo que si podíamos que le lleváramos a un buen psicólogo porque es algo esencial en estas situaciones para evitar que acabe desarrollando problemas mucho mayores con el tiempo.

Todavía no hemos dejado de traerle, pero en tan sólo 2 meses ya hemos notado un cambio impresionante, y no puedo estar más contenta de haber tomado esta decisión! Por eso quería enviar esta opinión para decirle a otras madres que se vean en la situación en la que estoy yo que no se lo piensen 2 veces, que las madres no somos superhéroes que tenemos que poder con todo, y que no pasa nada por dejar a tu hijo en manos de otra persona, sobre todo si son tan profesionales y tan buenas personas como Patricia. De todo corazón, muchísimas gracias.

ENVÍA TU OPINIÓN A TRAVÉS DE ESTE FORMULARIO