En general se sabe muy poco sobre cómo es realmente ir al psicólogo, por lo que es perfectamente normal tener dudas sobre cómo funciona la terapia, qué tendrás que hacer cuando acudas a la consulta, etc. Por culpa de las películas americanas la imagen que la gente tiene del psicólogo suele ser la de personas muy serias y distantes, a las que uno acude durante largos años de terapia a tumbarse en un diván y hablar sin parar sobre la infancia y sus traumas, mientras este psicólogo (o psicóloga) atiende muy seriamente prácticamente sin decir una palabra y tomando notas.

Esto no puede estar más lejos de la realidad de la terapia psicológica actual, al menos la que se realiza en Psicólogo sevillano. A continuación se resuelven la mayoría de los mitos y dudas más comunes en torno a la terapia psicológica para adultos. Si después de leer esta sección sigues teniendo alguna duda, por favor no dudes en ponerte en contacto con nosotros y estaremos encantados de resolver tantas dudas como tengas.

LISTADO DE PREGUNTAS

Haz click en la pregunta que quieras para ver su respuesta, o sigue bajando para verlas todas.

Entonces, ¿cómo funciona la terapia?

Esta pregunta está resuelta con más detalle en el apartado de información importante (en este link) pero a modo de resumen, la terapia se centra en cambiar pensamientos, sentimientos o conductas que te generan malestar y te hacen sufrir por otros que sean más útiles para ti y te ayuden a enfrentarte mejor a la vida.

Cuando acudas a la consulta se dedicarán unas sesiones a conocer a fondo lo que te ocurre y todos los factores que influyen en tu problema. Luego se te explicarán los resultados de esta evaluación y diseñaremos (siempre con tu aprobación) un plan de intervención, marcando unos objetivos a cumplir (como podrían ser reducir la ansiedad, mejorar el estado de ánimo, dormir mejor, superar el miedo a volar en avión, etc). A partir de entonces se trabajarán esos objetivos específicos (por ejemplo aprendiendo técnicas de relajación, aprendiendo a dejar de preocuparse excesivamente por las cosas, etc), evaluando en todo momento tu progreso. Una vez se hayan cumplido esos objetivos (y por lo tanto te sientas mejor y estés preparado/a para enfrentarte de manera satisfactoria a aquello que te hacía sufrir) se dará por finalizada la terapia.

Haz click aquí para volver al listado de preguntas.

¿Cuándo es recomendable acudir al psicólogo?

En la vida nos enfrentamos constantemente a numerosos problemas de mayor o menor gravedad (problemas laborales, dificultades en las relaciones de pareja o familiares, fallecimiento de seres queridos), pero en la mayor parte de los casos basta con poner en marcha nuestros recursos personales y la ayuda o apoyo de nuestro entorno para que seamos capaces de hacer frente a esas dificultades.

En algunas ocasiones, uno no es capaz de identificar bien qué le ocurre o qué debe hacer para hacer frente a estas situaciones. Otras veces los problemas a los que nos enfrentamos son tan intensos o prolongados en el tiempo que superan nuestras capacidades para resolverlos. Es entonces cuando se recomienda acudir a un psicólogo, ante una situación que genera malestar y sufrimiento, afectando o dificultando las actividades de la vida diaria y/o las relaciones con los otros.

Haz click aquí para volver al listado de preguntas.

¿Cuánto dura el tratamiento psicológico?

No hay una duración exacta para cada tipo de problema ya que esto depende de muchos factores como la complejidad de la situación, el tiempo que hace que ésta se mantiene (suele costar más superar problemas muy arraigados), la implicación y la motivación para mejorar esa situación, etc. Por estas razones hasta completar la evaluación es imposible decir cuánto durará un tratamiento pero, al menos como orientación, un tratamiento para la ansiedad suele ocupar 6-10 sesiones y uno para depresión sobre 10-14.

En cualquier caso, en su mayoría los tratamientos psicológicos suelen durar unos pocos meses (entre 2 y 4 habitualmente), a un ritmo de una sesión semanal.

Haz click aquí para volver al listado de preguntas.

¿Cada cuánto tengo que acudir a la consulta?

Para que los efectos sean progresivos y la terapia efectiva, en la mayoría de las situaciones la frecuencia es de una sesión a la semana. En algunos casos puede ser necesaria, de forma puntual, una frecuencia mayor para enfrentarse a una situación especialmente dificultosa o urgente. Para otros casos, en los que el malestar no es tan elevado, puede ser suficiente una sesión cada 15 días o cada mes, pero esta frecuencia más baja puede dificultar que se cumplan los objetivos marcados.

Haz click aquí para volver al listado de preguntas.

¿Sólo hablo yo en la terapia?

No, el formato de la terapia suele ser el de un diálogo muy natural. En las primeras sesiones, las de evaluación, es normal que sea el cliente quien hable más ya que tiene que contar su situación, mientras el psicólogo le va haciendo algunas preguntas o dirigiendo la conversación para poder comprender con profundidad lo que le ocurre. A medida que avanza la terapia es posible que haya algunas sesiones en las que sea el psicólogo quien más interviene, ya sea para explicar al cliente aspectos importantes que afectan a su problema, para enseñarle nuevas técnicas (como podrían ser las técnicas de relajación para quien sufre ansiedad), etc.

Haz click aquí para volver al listado de preguntas.

¿Y si me da vergüenza hablar sobre algo?

A algunas personas les cuesta hablar sobre algunos temas o contarle detalles de su vida a una persona que acaba de conocer, y esto es perfectamente normal. Para nosotros es muy importante que te sientas cómodo/a en todo momento y jamás tendrás que dar información o hablar de algo que tú no quieras, ni se te presionará para ello. A medida que transcurran las sesiones estamos seguros de que esa vergüenza irá disminuyendo y te sentirás más libre para hablar sobre cualquier cosa y, en definitiva, poder trabajar juntos para mejorar tu situación.

Haz click aquí para volver al listado de preguntas.

¿Sabrá alguien lo que hablamos en la consulta?

En Psicólogo sevillano consideramos que la intimidad y la privacidad de nuestros clientes es una prioridad, y por ello seguimos a rajatabla la Ley Orgánica de Protección de Datos. Podemos garantizar que, salvo en casos muy extremos como que peligre tu vida o la de otras personas, toda información que tengamos sobre ti (ya sea obtenida en consulta, por teléfono, por email o a través de la web) es estrictamente confidencial y por lo tanto nadie sabrá ni tan siquiera que acudes a la consulta o que te has puesto en contacto con nosotros.

Haz click aquí para volver al listado de preguntas.

¿De verdad puede ayudarme un psicólogo?

No se puede afirmar que algo sea siempre efectivo para el 100% de las personas (incluso algo tan común como un ibuprofeno puede no surtir efecto en algunas personas o provocar una reacción alérgica en otras), pero éste es un tema que ha sido ampliamente estudiado en la comunidad científica durante décadas. Hay decenas de estudios científicos que demuestran que la terapia psicológica es eficaz, y una revisión de todos estos estudios concluye que "la persona tratada se halla, de media, mejor que el 75-80% de las personas no tratadas". Dicho con otras palabras, cuando uno sufre malestar psicológico y quiere mejorar su situación es mucho más probable que lo consiga antes, de una forma más efectiva y duradera acudiendo al psicólogo.

Esto es lo que ha demostrado la ciencia, y se corresponde fielmente con nuestra experiencia profesional: la mayoría de las personas que han pasado por nuestra consulta han superado sus problemas, y confiamos plenamente en que si trabajamos conjuntamente, podemos ayudarte realmente a mejorar tu vida.

Haz click aquí para volver al listado de preguntas.

¿Cuál es la diferencia entre un psicólogo y un psiquiatra?

Un psiquiatra es un licenciado (o graduado) en medicina que ha cursado la rama de psiquiatría, por lo que aborda los problemas de salud mental desde una perspectiva fundamentalmente fisiológica (por ejemplo, recetando fármacos para tratar alteraciones químicas en el cerebro). Suele tratar a personas con trastornos mentales graves como podrían ser la esquizofrenia o la demencia.

Por el contrario, el psicólogo es un licenciado (o graduado) en psicología, capacitado para prevenir e intervenir sobre los problemas relacionados con la salud psicológica, detectando, evaluando y tratando problemas de origen psicológico. Suele tratar a personas sin ningún trastorno mental, que están sufriendo por situaciones o "problemas de la vida" como podrían ser tener ansiedad habitualmente, problemas de pareja o un gran malestar por el fallecimiento de un ser querido.

Haz click aquí para volver al listado de preguntas.

¿Tendré que tomar medicación?

Nuestro trabajo girará principalmente sobre los focos de conflicto o de sufrimiento. Por ello, en la gran mayoría de los casos, no se plantea ni resulta necesaria la prescripción de medicación.

Existen algunas situaciones tan intensas en las que el alivio que proporcionan los fármacos es indispensable para que el cliente se encuentre en condiciones de abordar sus problemas en terapia. Si este fuera el caso, te pondríamos en contacto con un profesional de confianza para este tema, ya que los psicólogos no podemos recetar medicamentos.

Haz click aquí para volver al listado de preguntas.